Category

Coaching

Trabajadores Millennieals

Millennials Hoy

By | Blog, Coaching | No Comments

Infinitos son los estudios, notas y reportajes que nos cuentan de la Generación Millennials e infinitos también son los mitos y prejuicios que surgen en el mundo empresarial actual, los cuales generan temores y sospechas que se generalizan y finalmente pueden afectar el desarrollo de tu empresa.  El término se acuñó en USA por primera vez, y se le da crédito a los autores Strauss y Neil Howe en su libro de 1991 “Generations: The History of America¨s future”.

Y ya en 1993 una editorial de la Revista “Advertising age” acuñó el término “Generación Y” para referirse a los Millennials, aquellas personas nacidas entre 1980 y 1995, quienes salieron de la adolescencia alrededor del cambio de siglo.

 

Lo que sabemos

Sabemos que son posteriores a la Generación X quienes ya habían irrumpido y descolocados a los Babyboomers, y que probablemente serán sorprendidos, siguiendo la lógica de la evolución, por la generación Z  (los nacidos en el Siglo XXI).

La generación  Y/ o Millennials  comparten  características propias, no conocen el mundo sin internet, crecieron  en una era de rápido desarrollo de la tecnología lo que les atribuye habilidades tecnológicas que no se pueden ni deben ignorar, son impacientes y  poseen mucha confianza en sí mismos, a menudo se les acusa de inmaduros y tan individualistas que son más propensos a ser narcisistas. En USA se sabe son consumistas y no  les gustan las estructuras piramidales de poder, valoran más la horizontalidad de  los organigramas y la  flexibilidad horaria, buscan empresas con sentido social y valores claros.

Si bien, en chile,   el Millennials difiere un poco de su par Estadounidense, nuestra Generación Y sí   comparte algunas de las características que preocupan de ellos. Buscan empresas que le otorguen desafíos y trabajos por objetivos, si aprecian la flexibilidad horaria por sobre el dinero, ellos  “trabajan para vivir,  no viven para trabajar” y no aprecian malos ratos o malos tratos.

Sin embargo simultáneamente son profesionales preparados y calificados académicamente, con propensos al trabajo en equipo y si son comprometidos.  Criados en  mejor situación económica sus predecesores en hogares seguros y cómodos, pueden cambiar de hábitat rápidamente los que los hace acomodarse a nuevas condiciones rápidamente, crecer y enfrentar varios  problemas a la vez.

Lo que haremos

De acuerdo la experiencia y análisis de nuestra consultora,   los Millennials sí son una generación que hay que cuidar y las empresas deben adaptarse. La tendencia indica que ellos eventualmente llegarán a ocupar cargos gerenciales y los CEO deben liderar esta nueva generación y permitir a sus empresas seguir adelante.  Puede que aún no suceda  pero el tiempo no retorna.

El tener un buen clima laboral no es algo nuevo,  existe un vínculo innegable y sostenido  entre los empleados y la producción  de las empresas y para esta generación los lazos laborales son primordiales a la hora de acomodarse en una institución, proporcionar herramientas adecuadas y fomentar una cultura en que los empleados sientan pasión por su trabajo.

En nuestra opinión recomendamos capacitar a  las gerencias a mejorar sus habilidades blandas y  hacer más eficaz su liderazgo,  de lo contrario pueden perder a sus mejores  empleados, o emigraran sin completar  tiempo considerable en la empresa. La rotación afecta equipos de trabajo y por ende la producción.

Los millennials del mundo crecieron bajo diferentes condiciones, con la alta gama de oportunidades y avances  que ofrece la era  del internet,  no desconocemos que en chile si se presentara un porcentaje de millennialls que con los años no perseguirán esta línea y si buscaran estabilidad para ellos y sus familias o crecer profesionalmente,  pero ahorrémonos la crisis que puede generar ignóralos y  perder más tiempo acomodándonos a ellos hasta lleguen los Z.

Coaching

3 cosas que no sabías del Coaching

By | Coaching | No Comments

El nacimiento del coaching comenzó a moldearse en la antigua Grecia hace miles de años, no es una actividad que se esté desarrollando hace poco. Fue nada menos que Sócrates, filósofo clásico ateniense, que usaba la técnica del diálogo para llegar al conocimiento con sus alumnos.

El término usado por el filósofo para referirse a esta práctica fue “Mayéutica”, que en griego significa Partera, ya que hace semejanza al nacimiento o a dar a luz, no a un niño, si no que a lo que ha permanecido oculto, en este caso el conocimiento interno.

Coaching es un proceso sistemático que facilita el autoconocimiento, el aprendizaje continuo y promueve cambios cognitivos, emocionales y conductuales que expanden la capacidad de acción en función del logro de las metas propuestas en las personas. En todo proceso de coaching participan dos personas: coach y el coachee. El Coach: es el facilitador que acompaña al coachee en su aprendizaje. El Coachee: es la persona que recibe ayuda de un coach.

“Coach” es un anglicismo que significa entrenar y es precisamente lo que representa en su accionar profesional. El coach es quien te entrena y acompaña para conseguir un objetivo y optimiza tus propios recursos.

Nuevamente el concepto de coaching surge en los años 70, cuando un coach deportivo, Timothy Gallwey, actual escritor de una serie de libros para la excelencia profesional, descubrió que el peor enemigo de las personas es su propia mente, por lo tanto, los límites estarían condicionados por ellos mismo y es necesario eliminar todo tipos de obstáculos mentales para llegar a las metas y obtener un mayor rendimiento. Todo esto repercutió enormemente en la forma en que percibíamos los desarrollos personales y el uso de este método mostró excelentes resultados por lo que surgen así escuelas deportivas bajo la licencia de su obra. En Europa se crean 2 escuelas a cargo de Sir John Whitmore quien jugó un rol fundamental ya que adapto el procedimiento a las empresas inglesas dando origen al coaching empresarial y generando los primeros lineamientos del coaching personal.

Quien implementó derechamente la práctica del coach personal, fue Thomas J. Leonard un norteamericano mundialmente respetado por ser el creador del coach moderno quien implementó la escuela de coaching. Principalmente fusionó aspectos, psicológicos, empresariales, filosóficos, deportivos y espirituales para crear un proceso adecuado que apoyara a las personas a lograr sus metas.

Un asunto de competencias

Preparar a una persona es un trabajo tan arduo como el de un entrenador deportivo, ya que debe contar con la voluntad del alumno al cien por ciento para que el autoconocimiento permita sacar las competencias y potenciarlas.

Los más exitosos deportistas sin excepción tienen un entrenador a su lado que son base fundamental de sus buenos rendimientos. Ser competente tiene mucho que ver con saber en qué ser competente y aprender a usar esas competencias de forma adecuada. Trabajar en un equipo donde lo prioritario también sea el bien común, que dará el pie al “objetivo común”.

La terapia y el coaching

Ambos conceptos suelen erróneamente considerarse similares pero en términos claros no son lo mismo, la terapia es para quienes poseen una dificultad personal que deben sanear y es claro que deben seguir una regla clara para mejorar. Sin embargo, un coach a diferencia de lo anterior, trabaja con personas sanas, con mediana dificultad y múltiples recursos sin necesidad de establecer patrones o reglas de conducta ya que el trasfondo del coaching es ser un guía para el logro de objetivos.

Coaching, Consultoria y Mentoring

Coaches y consultores usan métodos diferentes. El coaching como ya se detalló busca encontrar soluciones propias a través de preguntas que se efectúan continuamente y acompaña en el proceso al involucrado. En cambio la consultoría consiste en dar consejos que ayudan a solucionar un conflicto particular dejando en tus manos la aplicación de la solución.

El mentor es generalmente una persona mayor, más experimentada que te sirve de guía y aconseja. Es una relación jerárquica donde se acepta la superioridad del este.

Bambú Japonés

El Bambú Japonés

By | Coaching, Formación | No Comments

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante.

También es obvio que quien cultiva la tierra no se para impaciente frente a la semilla sembrada y grita con todas sus fuerzas: “¡Crece, maldita seas!”…

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo trasforma en no apto para impacientes: Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente. Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de solo seis semanas la planta de bambú crece ¡más de 30 metros!

¿Tardó solo seis semanas crecer?

No. La verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse. Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.

Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo. Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta.

WordPress Image Lightbox