Marca Empleadora, El reto actual de todas las empresas

Marca Empleadora El reto actual de todas las empresas

3 Pasos para crear una poderosa Marca Empleadora

“En el siguiente siglo, los líderes serán aquellos que impulsen a otros”

Bill Gates

 

Cuando escuchas hablar de tu empresa, ¿qué es lo primero que quieres saber?, Seguramente querrás conocer que tu empresa es reconocida por la calidad de sus productos o servicios, o bien, en términos generales, recibes comentarios positivos que te harán pensar que todo marcha a la perfección. Sin embargo, en este artículo te vamos a educar con respecto a cómo fortalecer tu identidad corporativa, a través del buen manejo de la marca empleadora. Este concepto tiene vigencia desde la década de los 60 en los Estados Unidos, pero es en el nuevo milenio cuando ha tomado pertenencia en la mayoría de las empresas a nivel mundial.

¿Qué es la Marca Empleadora?

En términos de marketing, definimos como “marca” a la característica distintiva que tiene un producto, servicio u organización. Dicho concepto ha sido trasladado al mundo de los Recursos Humanos, creando la frase “Marca Empleadora”, que definimos como el trabajo que desempeña una empresa al generar una buena conexión entre lo que ofrece tanto a su público interno como a su público externo. De esta manera, las organizaciones como marca empleadora comienzan  trabajando de manera estratégica fortaleciendo la imagen que tienen sus empleados sobre su lugar de trabajo, ya que el éxito de una marca empleadora es poder detectar que su recurso humano esté alineado con la cultura organizacional; y que a su vez, selle el pacto de fidelidad con la empresa. Obtener buenos resultados no es difícil, aquí la importancia radica en fijar objetivos claros que vayan alineados con la salud y bienestar del público interno. Un excelente trabajo dentro de la empresa, favorece la proyección de la marca empleadora en su público externo, que en este caso está conformado por todos aquellos clientes y/o personas interesadas en formar parte de la empresa, quienes desean crecer profesionalmente dentro de su equipo de trabajo.

¿Por qué es importante crear una “Marca Empleadora”?

Tener una marca empleadora tiene tres propósitos claros, que desarrollados en conjunto, favorecen el posicionamiento de la empresa en la mente de sus empleados y público externo.

    Atraer Talentos:

    El objetivo principal de toda marca empleadora, es generar ese hilo de atracción entre el candidato o postulante y la empresa. Cuando la marca empleadora atrae talentos, no solo se genera un proceso de selección sino que permite buscar los perfiles que se adaptan a su cultura organizacional.  Lo primero que debe lograr la Marca Empleadora es que el público quiera trabajar con la empresa, de hecho, se considera que una empresa ha realizado bien su trabajo, cuando logra atraer a personas que no tienen ninguna relación con la organización, sino que por las referencias y el buen posicionamiento de la misma, desean trabajar en dicha institución.

      Retener:

      Una vez que la empresa cuenta con talentos y trabajadores altamente calificados es un verdadero reto retenerlos dentro de la institución, no solo logrando que se sientan a gusto con los beneficios, la remuneración y las funciones en sus labores, sino que se sientan a gusto con el clima y la cultura organizacional.

        Motivar:

        Podríamos decir que retener y motivar trabajan de la mano, pero al hablar de motivar, implica no solo el hecho de retener al trabajador dentro de la empresa, sino la capacidad de la organización como empleador de dar más de lo debido para estimular al empleado a querer continuar desempeñando sus servicios sin ninguna incomodidad. Ejemplo de esto es cuando un trabajador debe extender su jornada de trabajo porque debe culminar una tarea y lo hace sin sentir obligación alguna, debido a que su sentido de pertenencia con la empresa es elevado, tanto que muchas veces el empleado siente a la empresa como suya.

      ¿Cómo se crea la Marca Empleadora?

      Fortalecer la imagen de una empresa al punto de ser reconocida en términos de recursos humanos como marca empleadora, depende de seguir los siguientes pasos:

      1. Comenzar desde Adentro: Para ver nacer una marca empleadora se debe valorar no solo la identidad con la empresa de quienes conforman el capital humano de la organización, sino que la empresa debe lograr que otras personas ajenas a la institución sientan interés de ingresar a procesos de selección internos, ya que si la imagen que tienen de la institución es positiva, saben que se trata de una gran oportunidad laboral.
      2. Los líderes de la Marca Empleadora deben sentirse como dueños de la empresa: En este caso, cada empresa que desea convertirse en marca empleadora, debe enfocar sus fortalezas en lograr que los altos ejecutivos y líderes de equipos de trabajo tengan un alto nivel de identidad con la institución. Para esto, es importante que la empresa desarrolle actividades de capacitación para estos empleados. De allí, que luego de formarlos, sean estos quienes promuevan los valores y la cultura de la empresa al resto de los niveles jerárquicos de la organización.
      3. Coherencia entre el mensaje y la realidad: El mensaje que proyecta una empresa como marca empleadora a través de su público interno y externo debe estar alineado con las acciones. De manera tal, que si el mensaje es congruente con la experiencia de los empleados o posibles candidatos, los resultados serán siempre favorables.

       

      En definitiva, una Marca Empleadora positiva comunica que la organización es un buen empleador y un excelente lugar para trabajar. La Marca Empleadora afecta la contratación de nuevos empleados, la retención y el compromiso de los empleados actuales, y la percepción general de la organización en el mercado.